Los coches eléctricos y el miedo a lo nuevo

coches eléctricos, Los coches eléctricos y el miedo a lo nuevo

Algunos temas recurrentes en los foros de automoción son la falta de sonido de los coches eléctricos, la durabilidad de los coches «de antes», la excesiva electrónica actual… Cuando aunamos esto al final llegamos a una conclusión. Los temas más tratados son los coches eléctricos y el miedo a lo nuevo.

Los coches eléctricos y el miedo a lo nuevo

Es muy común en los foros de automoción encontrar mensajes del tipo «ese coche no tiene la calidad de los de antes», «un coche tiene que sonar», «con tanta electrónica siempre fallan».

Y estos mensajes puede ser reales, en cierto modo. Es verdad que actualmente un motor se compone de cientos de piezas que pueden fallar y que no existían en el pasado. Pero eso no significa que sean menos duraderos.

Un coche bien mantenido puede ser igual de longevo que esos de los que tanto se habla. Es cierto que su complejidad técnica genera cierta suspicacia, cierto miedo, pero por otro lado, tenemos que poner en la balanza lo que nos aporta este avance.

Hoy en día tenemos motores que con la mitad de cilindrada pueden aportarnos más del doble de potencia. La electrónica nos ha permitido exprimir hasta este punto los motores, dejando de lado esos bloques motor de cerca de tres litros.

Un coche debe sonar para ser deportivo… o quizás no

Este debate sobre el sonido de los motores lleva mucho tiempo sobre la mesa. Es cierto, a todos nos gusta el ronroneo de un V8, o el chillido de un V12 a altas revoluciones, pero debemos mirar al futuro. 

Y es que el futuro es eléctrico, por ahora. Y no por no sonar la deportividad desaparece. Ejemplos como el Rimac lo dejan bastante evidente, un coche eléctrico puede ser un espectacular deportivo.

Los motores eléctricos permiten unas aceleraciones brutales y esto se transmite al conductor como una sensación de deportividad ABSOLUTA. La falta de par que podemos tener en nuestro coche de combustión desaparece.

Los deportes del motor, conforme avancen y se hagan más tecnológicos, serán más competitivos, y eso es algo que debemos tener en cuenta.

Un claro ejemplo es la F1. La Fórmula 1 tiene millones de seguidores en todo el mundo y ha vivido un cambio clave con la entrada de los motores híbridos. Muchos se quejan de la falta de sonido de estos, pero los datos son muy claros.

Los coches híbridos han mejorado enormemente sus tiempos por vuelta ya que siempre tienen potencia disponible. Los grandes fabricantes de deportivos están cada día más hibridizados y eso es por una razón obvia, la competitividad que aporta.

En resumidas cuentas, el miedo a lo nuevo en el mundo del motor viene dado más por la inexperiencia que por razones reales. Un coche moderno es más seguro, rápido e igual de duradero con su mantenimiento que los de antes, e inevitablemente todos nos daremos cuenta de ello.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *