, Cuando el Turbo era algo fascinante
Uncategorized

Cuando el Turbo era algo fascinante

, Cuando el Turbo era algo fascinante

Hace años, la palabra Turbo escrita en la chapa de un coche le daba un aire de competición, como si acabase de salir de una carrera o un rally. Estos coches creaban fascinación entre la mayor parte de los aficionados a los coches ya que era una palabra relacionada con los modelos más potentes del mercado. Así, aparecieron grandes mitos como el Renault 5 Turbo o el pequeño gran león, el 205 Turbo. Coches que quedarán para siempre en la memoria y que con sus enormes faldones llamaban las miradas de los demás.

Ahora, con el avance de la tecnología, y tras muchos años en los que los turbo desaparecieron en cierto modo de los grandes motores, muchas empresas han recuperado este sistema para sus coches, pero con un espíritu muy diferente. Hoy en día, los grandes fabricantes de automóviles han incorporado el turbo como una pieza más, una pieza común en muchos de sus motores más pequeños.

Así, Ford ha incorporado el turbo en motores de cilindradas tan pequeñas como 1000 centímetros cúbicos para mejorar las prestaciones y disminuir el consumo. Renault también lo ha hecho, y así muchos otros fabricantes. Esto, visto desde una cierta perspectiva, hace que veamos como la palabra Turbo ha perdido su significado «Racing» durante la historia para convertirse, quizás, en una palabra que si no va acompañada del prefijo Bi o en un deportivo mítico como el 911 Turbo, puede significar que llevas un modelo básico y no una bestia bajo el capó.

 

 

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *