alfa romeo, Alfa Romeo : El nombre de un mito
Competición,Historia

Alfa Romeo : El nombre de un mito

Alfa Romeo es sin duda una de las marcas con más renombre de la historia de la automoción. La marca italiana es parte de la historia y fundamental en la aparición de otras marcas como Ferrari.

Alfa Romeo: Coches italianos con genes franceses

El nacimiento de Alfa Romeo se sitúa lejos de Turín, más concretamente en la ciudad francesa de Suresnes. En esta ciudad se fabricaban desde 1896 los Darracq, marca francesa con gran acogida en Italia.

Precisamente fue esto lo que llevó a Alexandre Darracq a formar una nueva empresa en el país transalpino en 1906, más concretamente en Nápoles. La Società Italiana Automobili Darracq pronto se trasladaría a las afueras de Milán, donde la industria del automóvil se concentraba.

Sin embargo, en 1910, la marca sufre una gran caída de ventas y Darracq decide vender tanto su fábrica como los modelos que se estaban desarrollando a un grupo de empresarios lombardos.

Así nacía la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili (A.L.F.A), que adoptaría como emblema una cruz roja sobre blanco y la serpiente símbolo de la familia Visconti.

alfa romeo, Alfa Romeo : El nombre de un mito

Así, el primer ALFA sería el 24 HP de 1911. Su fiabilidad y facilidad de conducción lo convirtieron en un éxito de ventas para la marca. Tras el éxito, la marca continúa fabricando modelos como el 12 HP o el 15 HP Corsa, un deportivo.

Sin embargo, la historia de ALFA despegaría con el 40/60 HP de 1913. Éste era un deportivo con 6 litros de cubicaje y conquistó la victoria en su primera carrera.

En 1915, ALFA entra en crisis y su mayor accionista, el Banco Italiano de Sconto, coloca al mando de la empresa a Nicola Romeo. Romeo cambió la empresa y la convirtió en una empresa fabricante de motores para aviones de guerra (la Primera Guerra Mundial era un negocio muy lucrativo).

La Posguerra y el crecimiento de Alfa Romeo

Al finalizar la guerra, Romeo fusiona ALFA con su propia empresa, creando Alfa Romeo Spa. Es entonces cuando Alfa Romeo comienza de nuevo a fabricar coches.

En esta nueva etapa, Alfa Romeo comenzó a fabricar modelos de grandes prestaciones. El P2, fue uno de los modelos emblemáticos de esta época, siendo uno de los bólidos más rápidos en carrera.

En 1925, Alfa Romeo comenzó a construir en serie. Su primer modelo en serie fue el Alfa Romeo 6C. Este era un modelo con un peso bajo y unas prestaciones inusuales para los coches de calle de la época.

El 6C 1500 contaba con un motor de 44 CV en sus comienzos y una velocidad punta de 109 Km/h, algo envidiable en la época.

Este modelo evolucionaría durante más de 25 años, con diferentes carrocerías y motores, siendo uno de los más emblemáticos de la casa de turín.

De la calle a la competición

Pese a que el primer modelo de competición de Alfa Romeo, el P1 resultó ser un fracaso, la marca no se rindió. Con un joven Enzo Ferrari al mando del diseño, se diseña el P2.

El Alfa Romeo P2 gana su primera carrera, batiendo los récords de vuelta y velocidad. Ferrari asume entonces la división de carreras de la marca y la nombra como, Scuderia Ferrari.

Su historia como Alfa Romeo no acabó aquí, ya que tras la salida de Enzo Ferrari de la marca, continuó en la competición con modelos como el P3, un monoplaza que alcanzaba los 332 Km/h.

Tras la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial supuso un frenazo en la actividad de la marca. De nuevo, sus actividades se dirigieron a la fabricación de motores de avión y vehículos militares.

En 1944, tras varios bombardeos, la fábrica de Alfa Romeo desaparecía convertida en escombros.

Durante los 50 Alfa Romeo vuelve a fabricar, convirtiendo la marca de nuevo en una de las mejores en Europa. En las competiciones, con Giuseppe Farina y Juan Manuel Fangio ganan el Campeonato de F1.

La marca aúna entonces diseñadores de interiores y de carrocería. Los Alfa Romeo se convierten entonces en obras de arte de la automoción.

Desde entonces, Alfa Romeo ha sido un fabricante idolatrado a la vez que denostado. Su diseño siempre ha sido alabado por los amantes del motor, coches de aspecto deportivo que enamoran a simple vista como el Giulietta o el Giulia.

Sin embargo, su fiabilidad, escasa en algunos momentos de su historia reciente, han hecho que la marca pierda valor entre los amantes del motor.

Con la llegada de la unión Fiat Chrysler, Alfa Romeo parece haber dado un enorme paso adelante, volviendo a enamorar a aquellos que adoran los vehículos con carácter pero sin perder la elegancia.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *